Blogia
el rayo verde

Muerte de un miliciano (1936) de Robert Capa.

tamaño mayor: http://farm3.static.flickr.com/2068/2327404499_fe30f50fac_o.jpg

De nuestras profundas identidades ciertas imágenes se esgrimen como iconos. La imagen de la muerte de un miliciano nos remite al territorio de otra época y encierra una causa. Confiamos en la verdad de la fotografía. Robert Capa muestra el horror de la guerra, la terrible crueldad de la escena que nos hace tomar conciencia. No hay acto de complacencia legítima alguna y la representación se me antoja de ingrato recuerdo para Capa, de sufrimiento por la inefable bala que hiere mortalmente al miliciano.

Nuestra cultura visual de hoy en día está dominada por el bombardeo publicitario, por imágenes que crean en nosotros mundos ficticios y por el valor extremo de lo retocado frente a la realidad oculta.

El flujo de imágenes que soy capaz de generar con mi cámara digital y la era de la mega-información empobrecen mi capacidad de reflexionar. Advierto también una realidad paralela construida a base de archivos de fotografía de mi vida contra mi realidad-experiencia. Capa muestra frontalmente el horror y el compromiso con su tiempo. Basta una sola fotografía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

el rayo verde -

He leído que PHILLIP KINGHTLEY en 1975 especuló acerca de la autenticidad de la fotografía. La foto se supone que fue tomada en Córdoba (Cerro Muriano) el 5 de septiembre de 1936. Capa estaba tomando unas instantáneas cuando sonó un disparo. La fortuna captó esta imagen que daría la vuelta al Mundo. En 1996 apareció el hermano del miliciano muerto, Evaristo, identificándole como Federico Borrell García, único integrante de la Columna de Alcoy fallecido ese día. La sospecha de la escenificación de la foto puede ser cierta, han pasado muchos años desde 1936 (60 años) y el mismo Capa ha desaparecido (1954). Además, la memoria puede confundir y tampoco se le ve el rostro nítidamente al miliciano como para reconocerle fácilmente. Kinghtley agrega en su teoría que las fotografías hechas en el campo de batalla son raras y está esta hecha con una precisión milimétrica. La verdad es que poco aporta y no es un argumento nada sólido el de Kinghtley.
El miliciano FBG tenía 24 años en 1936, Robert Capa 22. la foto se ha convertido en un icono, en un documento histórico tremendo. Dejémoslo estar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres